Pabellón Eco 2015

Eco Simbólico. Monocromía emocional.

Los MENSAJES (los Dorados) de Mathias Goeritz son cuadros de una sola materialidad (hoja de oro) que a partir de su relación con la luz adquieren un carácter simbólico. Estas piezas, con diversas proporciones, fueron diseñadas para los espacios arquitectónicos que las albergarían. Los MENSAJES son entonces, símbolos de lo EMOCIONAL.

El pabellón tiene dos mensajes, el primero es un momento estático (simbólico) y el segundo un momento dinámico (provocador).

El momento estático, se genera a través de un filtro que logra un diálogo equilibrado, respetuoso e integrado entre las características del espacio arquitectónico y las realza. Su materialidad textil, dispuesta geométricamente, respeta las directrices de la arquitectura generando una atmosfera ligera y transparente. El filtro utiliza la luz y sus propiedades de luminosidad para llevarnos a un rincón emocional. El filtro agudiza también nuestros sentidos y nos mantiene en un sitio de tranquilidad, reflexión, paz e introspección dentro del patio. Su color naranja tornasol es complementario y análogo a la cromática de su contexto inmediato, y aporta un equilibrio entre el follaje verde de los árboles, el violeta de la jacaranda, el azul del cielo y la estela amarilla.

El momento dinámico se genera a partir de la interacción entre los usuarios (expositores, artistas o espectadores) con la pieza. Ésta se convierte en una plataforma sutil que da pie a transformarla. Por su materialidad la pieza puede tomar distintas posiciones a criterio del usuario, uniendo, dialogando, acariciando, transportando, serenando, filtrando, coloreando, protegiendo, abrazando, enmarcando, dividiendo, y provocando una rica diversidad de comportamientos y actividades.

El desgaste por la temporalidad es una conexión importante entre la arquitectura y la pieza, la primera erguida desde hace ya sesenta y dos años, y la segunda mucho más efímera que busca envejecer en tan solo tres meses.

La estructura que soporta la pieza es mínima, casi invisible. A base de grapas simplemente apoyadas en los pretiles de las bardas del patio, se sujetan con mínima tensión seis cables de acero. Cuatro cables sujetan los filtros textiles (cortinas) y dos cables más sirven como guías para que los filtros puedan correr bidireccionalmente.

El pabellón es la interpretación de los ecos de Mathias Goeritz en su máxima expresión emocional a través de la dimensión sensorial.

Details

YEAR

2015

PROJECT

Pabellón Eco 2015

TEAM

Marco Ríos, Erick Guajardo, Vicente Tapia, Karla Mejía, Alejandra Leal

LOCATION

México DF

Back to projects